EL ESPECTADOR QUE QUERÍA SER ALGO MÁS

Contramétrica

No pretendo ser defensor oficial del silencio en un concierto acústico en una sala con un aforo pequeño. Solo pretendo hacer pública mi rabia hacia esos espectadores de personalidad impostada que acuden puntuales a un concierto acústico en una sala con un aforo pequeño e inexplicablemente actúan de forma estridente con sus dos nuevas amigas de físico extravagante para hablar de su nuevo reloj de oro en un volumen para el cual hubieran necesitado más prueba de sonido que el propio artista que intenta cantar a la vez que intenta no escuchar la conversación a tres. Imposible.

Mi “admiración” a quién acude a un concierto para no prestar la más mínima atención al concierto. Concierto en el que se regala a pie de escenario el disco que el público está escuchando, disfrutando o descubriendo y que sirve incluso como gracia para el espectador que pretende ser artista, que se atreve a…

Ver la entrada original 152 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s