Frío.

Frío, húmedo, grís,de ese que cala hasta los huesos,                                                                                                                                          que entumece, que deja sordo.

Que acaricia y tersa el rostro al contacto,                                                                                                                              que apaga por congelamiento las lágrimas.

Frío, palpitante, rojo,                                                                                                                                                                  de ese que hace que respires,                                                                                                                                                    que cada inhalación cristaliza el oxígeno en los pulmones                                                                                   clavándose como dulces agujas                                                                                                                                             que cosquillean, que te hacen sentir.

El 24.

Hace mucho que no te escribo, tienes razón. No es desidia, ni poco tiempo, es solo que te echo de menos, y mis ganas me impiden pensar en nada más, secuestran mis palabras y alargan los minutos.

Te echo de menos, simple y llanamente, no hay más reflejo que ese en mi mirada. El vacio de la tuya. Los kilómetros que las separan.

Las noches que todas son la misma sin tu olor entre mis sábanas.

Tachar una cifra en el calendario, y ya van quince cruces, y aunque resten o sumen, según por que lado lo mires, no me acerco a el 24.

Ahí está, quieto, callado. Como un gato agazapado tras el quicio de la puerta. Protegido por su muro rojo, esalzándolo entre la muchedumbre de los días negros.

Ahí está, mirándome, sonriente como el gato de Chesire, en una rama posado viendo como paso tras paso me acerco a èl pero sigo sin poder tocarlo.

Maldito 24. Ya te cansarás. Ya llegarás. Y sucumbirás perezoso entre ganas y deseo. Noches que no son. Champán y encaje. Pasarás y serás, serás en el que llegamos para nunca más irnos.